Patrocinadores y colaboradores del Mercat Central Castelló:

HISTORIA DEL MERCAT CENTRAL DE CASTELLÓ

Desde las antiguas ferias hasta la realidad del Mercat Central, a través de los distintos mercados que se han sucedido en el transcurso de la historia, esta actividad siempre ha sido punto de encuentro y referencia en el centro mismo de la ciudad, junto a la iglesia de Santa María, donde ya en la baja Edad Media se instalaron tanto las carnicerías como el almudín. El siglo XVIII, también la feria es trasladada al entrono de la plaza principal de la población, aunque años después sería reubicada en la plaza del Rey donde, por otra pate, funcionaba desde 1800 el mercado de los lunes.

Antiguo Mercat Central de Castellón

Foto: Archivo de J. Prades

En un principio, las tiendas están en las plazas más céntricas del casco urbano, pero la construcción de la capilla de la Comunión de la iglesia Mayor en 1663, obligó al traslado de las carnicerías que estaban en aquel lugar. A partir de este momento, la Plaça Vella se convirtió en el auténtico foro de la villa y, mientras el merado se consolidó en el centro de la que fue plaza de España, después de la Construcción y siempre plaza mayor, la pescadería encontraría su acomodo en la plaza que lleva su nombre. Ambos recintos contaron a partir de 1913 con sendos cobertizos, a los que se unió dos años después el mercadillo en la plaza situada al norte del palacio municipal. Fueron los antecedentes del Mercat Central cuya construcción comenzó a plantearse el Ayuntamiento en 1925, pero no se plasmaría hasta el 21 de diciembre de 1949 en que tuvo lugar su inauguración.

A comienzos del siglo XX, el mercado municipal es objeto de especial inquietud por parte del Ayuntamiento. En 1902 el concejal José Castelló Tárrega elabora una memoria sobre su funcionamiento, que reproduce El Heraldo de Castellón, periódico del que era director el autor del informe, y en la cual se plantea la construcción de un recinto cerrado.

Proyecto Plaza Vieja

Proyecto de Traver Tomás para la Plaza Vieja

En 1913 son construidos sendos cobertizos en las plazas de la Constitución y la Pescadería, antecedentes al actual Mercat Central, con el componente del Mercadillo desde 1915. Esta solución se perfila, ya desde el principio, con vocación provisional. En 1925 el Ayuntamiento elige, a través de un concurso, el plan de ordenación y urbanización del que es autor el arquitecto Vicente Traver Tomás y en el que, entre otras reformas, se plantea la remodelación de la Plaza Vieja y la construcción del nuevo mercado en el lado Sur de la misma. No se haría realidad hasta después de la Guerra Civil.

El 21 de diciembre de 1949, tuvo lugar la bendición e inauguración oficial del Mercado Central en un acto multitudinario. Un año antes en 1948, el Ayuntamiento acordó desmontar el tinglado que ocupaba la plaza, a la que la corporación devolvería unos meses después el titulo de Mayor. El arquitecto municipal Francisco Maristany presentó una memoria descriptiva del proyecto de “traslado, reinstalación y ampliación” del mercado.

El 10 de abril de 1949 comenzaron las obras, y mientras, los puestos fueron trasladados de modo provisional a la plaza del Rey y Huerto de Sogueros.
 La nueva pescadería, adosada al Mercado central fue construida en 1964, y sus puestos ocupaban la plaza del Mercadillo, desde que abandonaron en 1951 la plaza de la Pescadería. En 1985 se produjo una remodelación del mercado, que, entre otras mejoras, incluía una nueva remodelación de la plaza Santa Clara, con aparcamiento subterráneo.