Patrocinadores y colaboradores del Mercat Central Castelló:

Cremoso de bacalao y membrillo con pimientos asados

 

Un sabroso entrante para elaborar rápida y fácilmente es este Cremoso de bacalao y membrillo con pimientos asados, de nuevo cogemos la cuchara para disfrutar de un nutritivo plato, aprovechando además algunas frutas de estación como el membrillo, que como veréis es muy versátil en la cocina, y a este plato le da un punto…

La receta de cremoso de bacalao hará disfrutar a tus comensales en cualquier celebración, teniendo también la opción de presentar este plato como aperitivo, es una buena opción para presentar en cucharillas, y por qué no, seguro que luce también muy bien en verrines. Pero lo más importante es lo rico que está, y de verdad que lo está.

Ingredientes (4 comensales)

200 gramos de bacalao desalado, 250 gramos de patata, 200 gramos de membrillo, 4 dientes de ajo, 225-250 gramos de leche, 2 pimientos morrones rojos, 2 c/s de piñones, croûtons o picatostes, brotes de alfalfa, ½ guindilla (opcional), nuez moscada, pimienta negra recién molida, aceite de oliva virgen extra, sal.

Elaboración

Asa los pimientos morrones como haces normalmente, en el horno o en la parrilla. Cuando estén hechos, pélalos, despepítalos y córtalos en tiras. Tuesta los piñones en una sartén sin engrasar y resérvalos. Prepara también los picatostes, puedes hacerlos más ligeros si tuestas una rebanada de pan de molde ligeramente aderezada con aceite de oliva, en una sartén, parrilla o en el horno.

Pela las patatas y el membrillo, trocea ambos ingredientes y ponlos en un cazo, añade un poco de sal y agua hasta cubrir. Ponlo al fuego y lleva a ebullición, después reduce el fuego y cuece hasta que tanto la patata como el membrillo esté tierno.

Mientras tanto, trocea el bacalao (o desmígalo como para brandada) y pela tres dientes de ajo, lamínalos y ponlos en una sartén con un poco de aceite de oliva, hasta que se doren. Añade también la media guindilla. Finalmente incorpora el bacalao y rehógalo a fuego fuerte uno o dos minutos.

Escurre las patatas y el membrillo, pásalo al recipiente para triturarlo, añade antes el bacalao, la nuez moscada, la pimienta negra recién molida, el diente de ajo restante, crudo, y la leche. Tritura hasta obtener una crema fina y homogénea, añade entonces unos 50 gramos de aceite de oliva mientras continúas triturando.

Emplatado

Sirve el Cremoso de bacalao y membrillo en platos hondos, coloca en el centro unas tiras de pimiento asado, a su alrededor, los piñones y los croûtons o picatostes, y corona con unos brotes de alfalfa. Finalmente riega con un hilo de aceite de oliva virgen extra y sirve enseguida. ¡Buen provecho!