Patrocinadores y colaboradores del Mercat Central Castelló:

cerezas

 

Las cerezas son una fruta que nos aportan unos excelentes aportes nutricionales, además de numerosos beneficios para la salud y unas cualidades medicinales y alimenticias interesantes. Rica en vitaminas K, A y C, también nos aporta hierro, calcio y fósforo. Tiene un bajo contenido en grasas y nada de colesterol, su valor energético lo aportan en su mayoría, los hidratos de carbono.

Siendo una de las frutas más populares, es un alimento lleno de cualidades beneficiosas para nuestra salud, pero que no escapa a ciertos mitos.

NO ENGORDAN

Lo primero que hay que desterrar de la cesta de cerezas es el mito de que engordan. Les sucede como a otras frutas que cargan con esa mala etiqueta, pero de manera infundada. A pesar de ser dulces, su contenido en azúcares naturales (y, por ende, en calorías) no es superior al de frutas comunes como manzanas, mandarinas o peras.
Pero, como con todo, hay que controlar la cantidad, y con las cerezas puede ser más fácil, ya que se puede elegir cuántas comer, a diferencia de otras frutas en pieza que se toman enteras. No se trata de comerse medio kilo de una sentada, aunque sí podemos incluirlas en el almuerzo o la merienda todos los días hasta aburrirnos de ellas, que será cuando desaparezcan de la vista.

OTROS MITOS

Otro mito que acompaña a las cerezas es que puede causar malestar si se bebe agua. Y puede producir diarrea. Pero la causa no es la relación agua-cereza, sino una lógica respuesta a una indigestión o empacho. La única precaución con las cerezas y el agua es la de no lavarlas si no se consumirán de inmediato. Hay que guardarlas sin tapar y sin limpiar en la nevera, y así aguantan hasta dos semanas en perfecto estado.

BUENAS CONTRA EL INSOMNIO

El Grupo de Neuroinmunofisiología y Crononutrición de la Universidad de Extremadura desarrolla estudios que confirman la facultad de las cerezas para procurar el sueño. Se trata de evidenciar el alto contenido de esta fruta en melatonina, una hormona que mejora los ciclos de sueño y vigilia. Además, la cereza también contiene triptófano y serotonina que actúan como neurotransmisores en muchos procesos fisiológicos y del estado de ánimo que influye en el sueño y el descanso.

Existen muchas variedades de cerezas, cada una de ella con unas características muy peculiares, grandes, pequeñas, rojas, anaranjadas, dulces, ácidas… Es un fruto que puede consumirse fresco o utilizarse en la elaboración de tartas, mousses, mermeladas y compotas. Y es especialmente apreciado por los niños. La facilidad con que puede separarse y escupirse el hueso, la hacen una fruta divertida.

Este fruto, en el hemisferio norte, es de verano. Fuera de temporada puede adquirirse en conserva. Cuando se compran cerezas dulces frescas, se debe elegir aquellas que sean pesadas y de color rojo oscuro o negro. En el caso de las cerezas ácidas el color a seleccionar es el rojo claro o el rosado amarillento. En ambos casos el tallo estará bien unido a la cereza